Hay formas de comunicación universales, como la risa, el llanto o la sorpresa. En cambio, existen tantas. Seguir leyendo